MGG / Noticias videojuegos / WoW: Classic /

WoW Burning Crusade Classic: Crónica de una vuelta a Terrallende

WoW Burning Crusade Classic: Crónica de una vuelta a Terrallende
0

Visitar sitios que una vez nos dieron muchas alegrías es algo que nos da una perspectiva mayor tanto para mirar al pasado, al presente e incluso al futuro.

WoW Burning Crusade Classic: Crónica de una vuelta a Terrallende

Todo lo que hacemos está dividido en cosas que nos gustan y cosas que no. Hacer algo que no nos gustan suele ser duro, suele pasar con los estudios o algunas actividades físicas, puede ser porque se nos da mal o simplemente por preferir estar haciendo otra distinta. Generalmente va en función del interés y de lo satisfactorio que sea el resultado. La nostalgia juega muchas veces parte en esta división, si tenemos un recuerdo bonito o unas sensaciones agradables tendemos a querer replicarlo, volver a vivirlo. Muchas veces simplemente nos genera el interés si esas sensaciones las vivimos por boca de otras personas, buscamos vivir eso en nuestras propias carnes, a veces sucede si hay intereses compartidos y a veces no, simplemente gustan otras cosas.

En mi vuelta a Terrallende con Burning Crusade Classic he vivido está nostalgia, no solo por volver a pisar los mismos sitios que antaño ya visité, también por lo bien hilado que estaba todo antes y las frustraciones y satisfacciones que hacían de los inicios de WoW algo tan maravilloso. En los servidores Retail, los modernos, se han realizado muchas mejoras de la calidad de vida en el juego, tiempos más cortos de subida de nivel, facilidades para subir profesiones y en resumen reducir las exigencias a un mínimo. Algunas están muy bien y deberían seguir implementadas, incluso algunas deberían llegar a Classic, sin embargo todo lo bueno viene con una parte mala.

Al hacer el camino más fácil las exigencias al llegar al final son mayores, las recompensas son menos satisfactorias puesto que los costes son mucho mayores. Es una metáfora perfecta del mundo en el que vivimos, el camino se hace más fácil, cuando llegamos al final nos exigen más con unas recompensas que no son equivalentes, mientras solo podemos ver cómo los costes de todo lo que queremos suben exponencialmente para tenernos enganchados cuanto más mejor.

Siempre desde mi perspectiva, el hecho de que WoW Classic y su primera expansión hayan gustado tanto tiene su explicación en la nostalgia pero no por revivir algo que ya hemos experimentado muchas veces, si no por tener algo férreo a lo que agarrarnos. Blizzard ha tomado muchas malas decisiones en los últimos años, muchos opinan que desde la adquisición por parte de Activision, yo no voy a entrar en detalles. Sólo soy un fan consciente de que hasta la inmutabilidad de World of Warcraft, que ha estado presente en mi generación prácticamente desde que tengo consciencia, 20 años, está llegando a su fin y no de una muerte natural, rápida e indolora, si no por una tortura intentando sacar hasta la última gota antes de que se quede seco. Con las últimas expansiones que hemos vivido siempre parecía que podía resucitar, resurgir como un Fénix de entre sus cenizas y volver con energía revitalizada. Pero todo parece inútil, simplemente parecen los últimos estertores de algo que se niega a morir, un inicio fuerte lleno de marketing avisando de que esta vez sí, unos cuantos meses en una monotonía constante hasta que se desvela un final vacuo que solo espera a otra inyección de adrenalina.

En esta vorágine de sentimientos y decepciones se alza lo viejo confiable, una sucesión de hechos bien estructurados, argumentados, cada zona tiene un trasfondo, cada misión un propósito, a veces alargado de manera artificial, pero siempre con una justificación válida. Somos un don nadie salido de ninguna parte que tiene que trabajar duro para llegar a la altura de los grandes héroes, un soldado más firme ante la adversidad venga de donde venga y que llegado el caso deberá liderar grupos de héroes para proteger Azeroth de su aniquilación. En el Retail esto ya se ha perdido, todo lo anterior ya está explorado y tienen que hilarlo todo al mínimo fleco posible, nuestro personaje es una de las mayores fuerzas que hay en el mundo y hasta los héroes antaño más grandes ahora te rinden pleitesía, han pasado tantas cosas desde que salió World of Warcraft en tan poco tiempo dentro del juego que sus cimientos han pasado de ser sólidos a estar construidos sobre arena.

Pero mis sensaciones mientras andaba otra vez por la Cicatriz Muerta de Lunargenta, atravesaba de nuevo el Portal Oscuro y visitaba Shattrath, entre muchas cosas, me devolvían a un punto conocido o me mostraban cosas que en su época me pasaron desapercibidas o había olvidado. Porque parte del éxito viene derivado de la gente que en su día no pudo jugar o jugaron en servidores de dudosa reputación, en los que nada funcionaba como debía. Hay mucha gente que ahora, arrastrados por orgullosos e intensos frikis, han descubierto este MMORPG y no hay pocos que en los últimos años han jugado a Hearthstone o a Heroes of the Storm (de estos si que puede haber muy pocos) que ahora se les haya iluminado la bombilla y se hayan dado cuenta de que estos juegos tienen un por qué, un inicio.

A esta gente tenemos que llevarlos de la mano en un arduo viaje, uno en el que podemos ir contándoles quién es Thrall, Jaina, que pasa con Dalaran, por qué Terrallende es una roca que apenas se mantiene unida o quién es ese que nos grita que no estamos preparados. A mí personalmente, como fan de todo trasfondo interesante, me encanta tener esta oportunidad de dar a conocer una historia que me marco siendo un niño, de hacerle ver a mis amigos lo que a mí me mantuvo pegado a la pantalla durante centenares de horas en su día. Este es el mejor momento para introducir a estos nuevos interesados en este mundo, antes de una mayor complicación, antes de que todo de un vuelco y dónde todavía importa lo anterior y no solo lo nuevo.

No sé hasta donde estirará el chicle de Classic Blizzard, puede que lo lleve hasta el final o que se quede en un intermedio. Lo que está claro es que ahora toca disfrutar de la Cruzada Ardiente, probablemente en un par de años el Rey Exánime vuelva para recrear la mejor expansión que ha tenido WoW en toda su historia, quizás ese sea el final, sin duda para mí lo debería haber sido hace años pero de esto ya hablaremos más adelante.

pc

Wow Classic: El reto subterráneo de traer de vuelta Burning Crusade, con dos desarrolladores clave

Brian Birminham y John Hight, dos personas clave en World of Warcraft y dentro del organigrama de Blizzard, han respondido a nuestras preguntas sobre el inminente lanzamiento de la Burning Crusade en WoW Classic.

0
Ángel Almansa

Noticias

Minuto a minuto

14:03 WoW: Mike Ybarra, una mirada al nuevo director de Blizzard, y repaso la actualidad tras las críticas
15:14 Tras el escándalo el director de Blizzard, J. Allen Brack, deja oficialmente Activision Blizzard
18:51 WoW PvP: atajos de teclado y de movimiento, la diferencia entre los buenos y los grandes jugadores
10:42 WoW Burning Crusade Classic: Crónica de una vuelta a Terrallende
11:05 Wow Classic: El reto subterráneo de traer de vuelta Burning Crusade, con dos desarrolladores clave
18:40 Burning Crusade Classic: Los mejores addons imprescindibles para el PvE
14:26 WoW: El preparche de la Burning Crusade ya ha sido activado y esto es todo lo que ofrece
14:27 Burning Crusade Classic: Todo lo que pasa con la era clásica y la transferencia de personajes
14:11 WoW Burning Crusade Classic ya tiene fecha de lanzamiento oficial, aterrizará el 2 de junio de 2021
18:49 WoW: La mascota solidaria Margarita ya está disponible de forma gratuita

Artículos

recomendados

Diario WoW Classic, Vol 1: de colas y esperas eternas
Diario WoW Classic, Vol 2: animales y nuestra primera mazmorra

Guías

por descubrir

WoW Classic vs BfA - ¿Cuáles son las diferencias?
WoW Classic: Guía de instalación de addons
WoW PvP: atajos de teclado y de movimiento, la diferencia entre los buenos y los grandes jugadores